25 junio, 2018

Egipto pasa a la historia de los mundiales, pero no por su notable actuación en la Copa del mundo, o por su goleador Mohamed Salah, más bien es por su guardameta Essam El Hadary, que siendo titular contra Arabia Saudita se convirtió en el jugador más veterano en la justa mundialista, y es que a sus 45 años sigue activo y lo que sorprende es que sea el portero titular este lunes. Antes de el, la marca la tenía el portero colombiano Faryd Mondragón que atajó en la Copa del mundo Brasil 2014 a los 43 años y tres días.