26 febrero, 2019

El dueño de los New England Patriots, Robert Kraft  se encuentra en el ojo del huracán tras el escándalo de prostitución por el que es acusado en los Estado Unidos. 

Las autoridades alegan que el propietario de los Patriots visitó un salón de masajes en Júpiter, Florida, donde solicitó actos sexuales en la mañana del 20 de enero, donde fue grabado en video recibiendo sexo oral y manual de una mujer en el spa. 

Las autoridades estadounidenses detallaron que Kraft le dio un billete de $100 y otro antes de irse a las 11:15 a.m. 

El lunes temprano, la NFL emitió una declaración un poco más detallada en relación al caso de Kraft.

"Nuestra Política de Conducta Personal se aplica por igual a todos en la NFL", lee la declaración. "Manejaremos esta alegación de la misma manera que manejaríamos cualquier problema bajo la Política. Estamos buscando una comprensión completa de los hechos, al mismo tiempo que nos aseguramos de no interferir con una investigación de la ley en curso. Tomaremos las medidas apropiadas, según se justifique en función de los hechos”.

Si es declarado culpable, Kraft podría enfrentar un año de cárcel, una multa de $5 mil, 100 horas de servicio comunitario y asistencia requerida a una clase sobre los peligros implicados en la trata de personas