8 abril, 2020

Javier Aguirre, técnico del Leganés, vive con preocupación la crisis sanitaria del coronavirus, sobre todo por el estado de su familia que está lejos de Madrid: “Estoy preocupado porque tengo dos hijos en México. El pequeño fue el más listo, cogió sus bártulos y se fue a casa de sus suegros a Huelva. Ayer le mandamos ropa. Ahora nos queremos pero antes solo decíamos ‘lávate los dientes’”, bromea a su estilo.

Sobre las posibles fechas para la vuelta de la competición, Aguirre fue claro: la salud y la familia, por encima del deporte: “Ahora mismo me da igual si se juega la liga. Me importa un cacahuate si me renuevan o no. Yo perdí a mis padres y no estuve en los entierros. Ni a la boda de mis hermanos. A veces, los puntos del domingo no me compensan eso”, recuerda.