8 junio, 2018

Los árbitros tienen un nuevo poder que podría perjudicar a las selecciones.

 

La FIFA decretó que los árbitros tendrán el poder de terminar los partidos en caso de escuchar actos de discriminación en el juego. Por primera vez en los 88 años de esta competencia existirá esta regla. Contarán con un sistema de monitoreo antidiscriminación en cada partido, tres observadores de la FARE observarán el comportamiento de la afición. Si esta regla se llevará acabo afectaría a las selecciones ya que el resultado se mantendría cuando el árbitro finalice el partido.