22 julio, 2018

La lluvia se hizo presente en Alemania, en donde el piloto de Mercedes Lewis Hamilton hizo una hazaña increíble, pasó del decimocuarto puesto en la parrilla hasta el primer lugar.

Mercedes acertó de lleno con el pronóstico de las últimas vueltas. Y Sebastian Vettel, líder destacado hasta entonces, se estampó contra el muro en la curva 13. “Por amor de Dios, por amor de Dios. Lo siento, chicos”, lamentó el alemán por la radio.

Hamilton, pese a todo, mantuvo el aplomo en esos momentos límite. Una muestra más de su temple de campeón, ni siquiera el abandono de Vettel le hizo ceder. Ahí, en esa locura, asombró la precisión de los informes de Mercedes. Hamilton no tocó nada y lo consiguió todo. Ahora lidera el campeonato mundial con 17 puntos y se mantiene al margen sobre Vettel.