30 julio, 2018

El actual director técnico del Liverpool dejó atrás su ideología de gastar mucho dinero por jugadores.

Liverpool tiene la necesidad de ganar un campeonato, ya que desde el 2012 no ha ganado ni un título. Han llegado a finales de Champions League, de Europa League e incluso de la Copa de Inglaterra, pero sin poder llevarse el trofeo a casa. Klopp ha reformado al Liverpool a base de billetazos, se han invertido 510 millones de dólares con 13 fichajes. La última de sus compras fue Alisson con un precio de 73 millones. Una de las compras más caras e histórica fue la contratación del defensa Virgil van Dijk  con un precio de 92.1 millones de dólares.