17 julio, 2019

Riquna Williams, jugadora de las Sparks de Los Ángeles, fue sancionada, 10 partidos por la WNBA, a raíz de un caso de violencia doméstica

Fue arrestada el 29 de abril y enfrenta dos cargos graves: uno de agresión a una mujer con quien tenía una relación y el otro por amenazas con arma de fuego a otra persona. El caso penal está en curso.

Las Sparks indicaron que no emitirían de inmediato ningún comentario sobre la situación de su escolta.

La suspensión fue mayor a la de siete partidos que la WNBA impuso a Brittney Griner y Glory Johnson en 2015, tras su arresto por violencia doméstica. Williams comenzará a purgar la sanción durante el partido de este jueves ante las Wings de Dallas.

Pero no es el castigo más severo en la historia de la liga. Rhonda Mapp, quien jugó también por Los Ángeles, fue sancionada en 2003 por infringir la política antidrogas. Nunca volvió a jugar, tras la suspensión de dos años.