5 julio, 2020

Barcelona decidió dar su mejor actuación cuando más lejos está del Real Madrid. Los catalanes se vieron obligados a apretar el paso para mantenerse a cuatro puntos por la cima de LaLiga.

El rival en turno fue la víctima y el Villarreal se llevó una goleada (1-4) en La Cerámica que fue testigo de el resurgir de Antoine Griezmann, quien dio un partido monumental con un golazo de vaselina incluido.