5 julio, 2020

Real Madrid conquistó otro triunfo consecutivo, el séptimo tras el parón, en el campo más complicado. Sobre el césped de San Mamés volvió a mostrar su autoridad, sin cometer apenas errores, y aprovechó la ocasión más clara, en un penalti señalado por el VAR que convirtió Sergio Ramos y servirá de motivo para la polémica. El duelo fue igualado porque el Athletic de Bilbao compitió sin descanso, pero la realidad es que el Madrid ganó desde la convicción, trasladando toda la presión al Barcelona gracias al 0-1 final.