12 julio, 2020

Los Wolves no se rinden y se aferran a la posibilidad de clasificar a la Champions League y consiguen una victoria ante el Everton (3-0) que supone un gran respiro, ya que llegaban tras dos derrotas consecutivas. Raúl Jiménez fue el encargado de abrir la goleada con un magistral cobro de penalti (sello de la casa); Dendoncker y Jota redondearon el marcador en El Molineux.