16 julio, 2020

El tiempo se cumplió y no hubo arreglo entre Dak Prescott y los Dallas Cowboys, por lo que el quarterback participará en la temporada 2020 bajo la etiqueta de jugador franquicia, ganando 31.4 millones de dólares.Este escenario es un duro golpe para la franquicia, ya que se prevé que acumulen más de diez millones en espacio del tope en 2021, pero ese tope podría reducirse drásticamente. Si eso sucede, el acuerdo de Prescott podría ser mucho más difícil de realizarse.

Es decir, si la NFL anuncia que el límite para 2021 es de 150 millones, los 37.7 millones que los Cowboys tendrían que pagarle a Dak Prescott representarían en realidad como pagarle $51.3 millones, bajo su actual situación de tope salarial.

Dicho sea de paso, el contrato anual (31.4mdd) de Dak es el más alto en la historia de los Cowboys.Ese escenario factible en 2021 sería de ensueño para varios equipos que buscan un quarterback. Un alto porcentaje de equipos entran en ese rango, los primeros en la fila son los que al igual que los Cowboys pudieran llegar a la agencia libre con su quarterback justamente así, libre: Tampa Bay Buccaneers, Indianapolis Colts, New England Patriots, New Orleans Saints. Otro peldaño serían los equipos donde su quarterback pudiera retirarse: Pittsburgh Steelers.