23 julio, 2020

“Motivos personales”, sí, pero basados en lo profesional. La verdadera historia de la sorprendente renuncia de Míchel González a los Pumas está basada en un cúmulo de circunstancias que vienen desde hace días. Y es que los Pumas querían resultados y exigencia máxima… pero con escasa inversión.

Míchel se va de Pumas antes de que sea tarde. El técnico madrileño se encontró, agravada por la pandemia de coronavirus, con una situación financiera catastrófica en la institución universitaria, en la que ha habido muchos recortes salariales y de plantilla en los últimos meses.