15 agosto, 2020

La primera vez que fue preguntado sobre la posibilidad de entrenar al Barça fue en 2017 y Pochettino no dejó lugar a dudas: “Sería imposible, porque mis lazos emocionales están creados en Barcelona con el Espanyol. Si Messi hubiera llegado al Espanyol, sus lazos estarían con el Espanyol y seguro que ahora estaría ahí o quizás en otro equipo. Hay valores en la vida que no se pueden cambiar. La evolución existe claro, pero yo no puedo cambiar ese sentimiento y mi relación emocional con el Espanyol es tan grande por el tiempo que pasé allí y por la magnitud del impacto que creó en mi persona. Lógicamente cuando uno se siente identificado así con el Espanyol, no pasa nada por decir que no entrenaría al Barça. Soy honesto y digo lo que siento, hablando en el corazón. Tampoco sé si ellos me querrían algún día”.

Pero la gran frase, la que todo el mundo le recuerda, la de la granja, la dijo en enero de 2018: “Nunca voy a ser entrenador del Barcelona o del Arsenal porque estoy muy ligado al Espanyol y al Tottenham. Yo he crecido en Newell’s Old Boys y nunca entrenaré a Rosario Central. Prefiero trabajar en mi granja de Argentina antes que ir a entrenar a ciertos clubes”.