31 agosto, 2020

Lionel Messi no acudirá a la primera sesión programada por Ronald Koeman. El argentino se mantiene firme en su postura y no se presentará en el entrenamiento porque ya no se considera miembro de la plantilla azulgrana y, por lo tanto, no tiene la obligación de asistir a la Ciudad Deportivade Sant Joan Despí. Pero el Barcelona sí cree que es, todavía, su capitán. Según el convenio colectivo de la Liga-AFE, incurrirá en una falta grave.

El documento, en su artículo 5 del Anexo V, relativo al régimen disciplinario, establece que se considera falta grave “la primera y segunda falta consistente en el abandono del trabajo, sin causa justificada, no tratándose de un partido”. A partir de la tercera ausencia, entrará en la categoría de muy grave. El domingo ya no acudió a realizarse los tests PCR. De mantenerse en su negativa a acudir a la Ciudad Deportiva, y al cometer falta muy grave, podría ser suspendido de empleo y sueldo, según lo estipulado en el convenio relativo a las sanciones. Podrían restarle entre 11 y 30 días o imponerle una multa de hasta el 25 por ciento de su salario mensual.