7 septiembre, 2020

Ansu Fati no deja de sorprender. Por su talento desmedido a sus 17 años, por su proyección y por superar todos los récords: es el goleador más joven en marcar en LaLiga con el Barcelona, en marcar y asistir en LaLiga, en hacer un doblete en el torneo español, en firmar un tanto en la Champions League y en anotar con la selección española. Pero en el Camp Nou están muy tranquilos respecto a su futuro. En diciembre lo ataron. El conjunto culé lo renovó y tiene una opción de ampliación unilateral que ya dan por efectiva y ejecutada porque es miembro del primer equipo y solo está pendiente de conocer su número.

Ante el gran talento de su futbolista juvenil, el Barcelona lo ató hace unos meses. En diciembre, firmó contrato hasta junio de 2022 con una cláusula de 170 millones de euros. Pero la entidad se aseguró otra ampliación, automática y unilateral, de retenerlo hasta el 2024 con un aumento de su precio hasta los 400 en cuanto fuera jugador de la primera plantilla. Esa nueva situación ya es efectiva, ya que Ansu Fati es uno más del vestuario de Ronald Koeman. Es de Primera a todos los efectos. Tendrá dorsal del primer equipo, por lo que su renovación ya está cerrada. Él no tiene que firmar nada.