7 septiembre, 2020

Novak Djokovic dudó hasta el último momento si tomar un vuelo privado con dirección a Nueva York para la disputa de la gira americana de pista dura compuesta por los torneos de Cincinnati y US Open.

El serbio no estaba de acuerdo con la exigencia de los protocolos, con algunos puntos como la descalificación en caso que un miembro del equipo contrajera el coronavirus ni la falta de seguridad en no tener cuarentenas al regreso a Europa de los profesionales de la raqueta.

A Djokovic, sin embargo, le atraía la opción de empatar en Cincinnati el número de Masters 1.000 de Rafael Nadal (35) y quedarse después a un título del balear en el palmarés de ‘Grand Slam’: 19 por 18, con Roger Federer como líder de esa estadística con 20.