7 diciembre, 2020

Sergio Pérez se desbordó en alegría, al grado de llegar a desbodar algunas lágrimas por su histórico triunfo, luego de cruzar la meta en primer lugar del Gran Premio de Sakhir en Baréin.

El piloto mexicano de Racing Point hizo historia, con una cátedra de carrera, en la que vino de atrás en un par de ocasiones para llegar a lo más alto del podio, por lo que el tapatío no aguantó la emoción en la premiación.

us lágrimas fueron el reflejo de su conquista y el gran esfuerzo que ha puesto a lo largo de su trayectoria en el Campeonato Mundial de Pilotos, al ser el primer triunfo en la Fórmula Uno y el primero de un mexicano desde 1970, cuando lo hizo Pedro Rodríguez.

El emotivo momento se extendió a la hora de recibir el trofeo, con nuevas e interminables lágrimas, al sonar el Himno Nacional de México.