16 marzo, 2021

Sin duda alguna,Red Bull fue el gran triunfador de los test de pretemporada de la F1 en Bahréin, un título de ‘campeón de invierno’ que desde las filas austriacas han criticado a menudo, cuando era Ferrari quien parecía despuntar entre lo más selecto de la parrilla.

Esta vez tocó emerger al RB16B como el monoplaza más sólido de la parrilla, tanto en los registros a una sola vuelta, como en la simulación de carrera, en la que Checo Pérez (Verstappen no hizo como tal) no tuvo rival equiparable en ritmo. Fue el único capaz de llegar a registros de 1:34 de forma constante en el último supuesto tramo de esas carreras ficticias que los equipo ensayan en los días finales de los test de pretemporada.

Daniel Ricciardo no hizo una carrera completa como tal, pues le faltaron 11 vueltas, pero en el último tramo marcó un 1:34.2 que es muy destacable, salvo porque lo logró con neumático C3 (medio), por el C2 (duro) con el que rodó Checo en ese final de su prueba. Además, la pista mejoró el último día sobre el sábado, que es cuando rodó el mexicano.